Caminando el Dharma

El camino del cuerpo, mente, corazón y espíritu es infinito y siempre te reta a conocer más y a probar nuevos enfoques. Desde este camino de evolución, he continuado con mi maestra Christine, quien ahora enseña yoga desde la perspectiva de alineamiento Bowspring, lo que me ha permitido crecer en una compresión más profunda del sistema fascial del cuerpo y de las enormes posibilidades que encierra. Sin duda somos mucho más de lo que a simple vista creemos.

Y, he tenido el inmenso placer de conocer al maestro Andrei Ram del linaje de Dharma Mittra, que lleva a cabo inmersiones de yoga al más puro estilo clásico, conectando con las raíces mismas de esta práctica y con su propósito más esencial: la auto – realización del ser.

Me considero una buscadora y me gusta experimentar. En estos años de práctica, más allá de mis referentes , Anusara y Dharma, he podido participar de clases de Kundalini Yoga, Rockect Yoga, Aero y Acro yoga y participar de un sinfín de kirtanes que elevan el corazón honrando la práctica bhakti.

Creo fundamental la disposición con la que uno se acerca a practicar Yoga, creo en el encuentro íntimo que se produce en la esterilla, y en la humildad de quien se postra al milagro diario que es descubrir nuestro inmenso potencial. Al fin y al cabo, el yoga es ese camino que da origen a la alquimia divina interior, dando luz a todos y cada uno de los aspectos de nuestro ser.

 


Categories: