Ingresando al Thai

Al Thai llegué como una progresión natural de la práctica, al querer ahondar más en los aspectos terapéuticos y en la biomecánica del yoga. El Thai fue una gran revelación que me permitió conectar con nuestra capacidad de sanación, de cura, desde el estudio del cuerpo energético, anatómico, al conocimiento de las diferentes dimensiones en lo físico, emocional, mental y espiritual.

Especialmente me sentí tocada por el linaje Thai y su visión benevolente y compasiva del mundo y de las personas. Trabajé durante un año en la Escuela Española de masaje tradicional tailandés y, más tarde, viví seis meses en Chiang Mai, Tailandia, realizando seminarios en otras escuelas y siendo alumna del maestro Pichest Boonthumme y de Pijem Tanachon. Fue un tiempo muy abundante en el tuve la oportunidad de compartir con practicantes de todas partes del mundo.


Categorias:

Únete al Evento